Por qué oler el vino?

Por qué oler el vino?

Todos aquellos que estamos involucrados, aunque sea un poco, en el extraordinario mundo del vino, sabemos que una de las primeras acciones que realizamos al recibir una copa, es acercarla a la nariz para olerlo.

A qué se debe que hagamos esto?

El sentido del olfato es nuestro mejor aliado para descubrir si el vino se encuentra en buen o mal estado.

Sus aromas suelen establecer comunicación directa con nosotros y el mensaje que quieren dar es claro… Bébeme o regrésame.

El oler un vino nos aporta información sobre él, es la forma que tiene para expresar de qué uvas fue hecho, cómo fue su proceso de vinificación y si tuvo algún tipo de crianza en barrica de roble, acero o en botella.

Sin embargo, al igual que podemos detectar notas positivas, también es en este momento cuando salen a relucir sus posibles defectos.

Un olor a humedad, a esmalte de uñas, vinagre, pegamento o huevo podrido, nos está indicando que el vino está defectuoso por alguna razón; así que si eso te ocurre estando en algún restaurante, no dudes en pedirle ayuda al Sommelier y solicitar que te reemplacen la copa, o incluso, la botella.

Para finalizar esta nota, lo único que me queda por recomendarte es, anímate a descorchar todos los vinos que puedas; no importa cuánto leas sobre ellos, si de verdad quieres aprender quítate el miedo y huele todos los que se te pongan enfrente, únicamente así lograrás ir entrenando tu olfato y cada vez te será más fácil identificar nuevos aromas y claro, también defectos en esta bebida que tanto amamos.

Deni Dueñas Garduño

Comunicóloga de profesión y wine lover por pasión.

www.wewine.com.mx

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *